Make your own free website on Tripod.com
Pagina Principal


ETICA Y POLITICA 

por Pedro Flecha
Junio 2,000


 
 

Etica y evolución

Etica y moral son lo mismo, ya sea se use el origen griego o latino de la palabra. Muchos "problemas éticos" son solo imprecisiones de lenguaje. Los lenguajes son más imprecisos mientras mayores son sus nombramientos de cosas y situaciones. Existe un “arrastre” cultural de palabras que “emulan”  principios éticos, pero que olvidan su origen inicial, el de sobrevivir, evolucionar y convivir.

Este es un asunto que debe ser tratado en nuestra época desde una perspectiva evolucionista. El tratarlo desde la perspectiva creacionista anula la discusión pues todo sería original y esencialmente malo o bueno. Por lo tanto no habría discusión ética.  Lo malo o bueno creacionista es una situación irremediable, por lo determinista. Por ello se inventaron las ilusiones de vida ulterior, materia y espíritu, ya que el dualismo era necesario para “acomodar” la elección ética. Lo malo o bueno, no es otra cosa, desde una perspectiva evolucionista que lo inconveniente y lo conveniente para la especie que somos. Esta conveniencia está relacionada a las acciones interligadas de sobrevivir, evolucionar y convivir. 

La relatividad de los conceptos éticos que propugnan algunos es antinatural, ya que establece diferencias entre sujeto y objeto desde un punto de vista conveniente sólo para el observador. La solidaridad que propugnan es asimétrica, ya que socialmente funciona a nivel real sólo de arriba hacia abajo, porque en un mismo nivel funciona sólo a los niveles declarativos del lenguaje y porque es imposible una solidaridad del de abajo hacia el de arriba. La Reciprocidad andina, que es muy similar a la de las antiguas tradiciones científicas es una ley mejor ya que en ella la existencia surge de la cooperación del  observador, observado y  la observación misma.

El lenguaje andino es uno de los pocos que sobreviven, que ha mantenido la Reciprocidad como mecanismo de existencia, es por ello que los nombres son más descriptivos que  propios. Es un lenguaje de ecuaciones y algoritmos vinculantes. Refleja, asimismo, una concepción del ser como producto de una unión de hombre sociedad y naturaleza en un contrato perceptivo que surge de la Reciprocidad.

Etica y egoísmo

Como en toda especie, como en todo gen, la supervivencia es egoísta. El egoísmo es una fuerza y como toda fuerza no es esencialmente ni buena ni mala, pero asimismo en un contexto determinado recíprocamente es conveniente o inconveniente. El altruismo, es el egoísmo a nivel especie. La ética o moral surge entre la armonización necesaria  del egoísmo de sus miembros con el egoísmo de la especie,  el altruismo. Esta fuerza contribuye a la evolución, pero también hay evoluciones que matan; así que podemos definir que lo moral, ético y conveniente es aquello que en términos de especie, es decir si la misma actitud es divulgada y ejercida por todos los miembros de la especie, esta propenderá a hacer que la misma sobreviva, evolucione y conviva.

La sobrevivencia surge del éxito en  la adaptación a las circunstancias cambiantes, azar incluido, la evolución en el mejoramiento de las condiciones de adaptabilidad y la convivencia en el principio que no es necesario eliminar ni evitar el crecimiento de otros miembros para poder sobrevivir y evoluir.

No la conciencia de clase sino la conciencia de especie

Lo moral es lealtad a la especie. Lealtad se opone a traición , tal como supervivencia se opone a extinción o suicidio. Lo moral como la lealtad no tiene grados, solo se es moral y leal o inmoral y desleal. 

Una especie también tiene, por necesidad, que ser recíproca, y por lo tanto ética, con el ambiente y tiempo en que se desenvuelve. La deslealtad se paga con la extinción. La deslealtad de los humanos con su propia especie conlleva inevitablemente la extinción.

Creencia y conocimiento

La disculpa histórica para la ineficiencia de las sociedades, para justificar los genocidios, las corrupciones, las impunidades y dominaciones,  es que las acciones son frecuentemente un signo de lo que se cree. A ello le han llamado relativismo cultural o histórico. Dado que pueden haber diferentes creencias. Pero dai asimismo que toda creencia es la antítesis del conocimiento y el conocimiento es necesariamente uno y ,asimismo por ello no pueden haber éticas diferentes. En el fondo el problema ético es un problema de ignorancia, ocio pasivo o ,  peor aún, de resistencia intencional o no al conocimiento.

Toda creencia es insuficiente y perniciosa porque obstaculiza la evolución en el camino al conocimiento.

Conocer no es llegar, pues el haber llegado puede generar una creencia,  sino que es la continua evolución de la actitud de conocer. El conocimiento podríamos definirlo como un objeto que se autodefine en su evolución constante.  Es por eso mismo que el conocimiento es necesario para sobrevivir eficientemente. 

Las creencias nacen como las religiones de percepciones confusas. Estas creencias generan siempre una moral ilusoria, que al no estar basada en el conocimiento, olvida el origen de la misma moral, la lealtad a la especie. La confusión surge, a su vez de la actitud cobarde hacia el conocimiento. Toda creencia es por ello la consecuencia de un ocio pasivo, de una cobardía o de un deliberado intento de oscurecimiento, estando por lo tanto preñada de muerte, de extinción.

La ética surge de la lealtad máxima, la lealtad a la especie que somos y la vitalidad individual y colectiva que ella, como cualquier otra especie, implica.  El conocer que somos especie y como esta se articula -o se debe articular- con otras especies o ambiente para sobrevivir es la condición necesaria de la humanidad.

La solución del problema ético está en el conocimiento. Es una solución pues el concepto ético desaparece para asumir un rol superior, ser conocimiento.

Etica e instituciones

Por ello cambiar instituciones, sin cambiar las actitudes de los hombres es inútil. Nada valen nuevas instituciones sin nuevos hombres. En la valiosa tradición recíproca andina el hombre es un centro sólo para su propia ignorancia. Es la diferencia entre el Runa y el Q’ara, entre el hombre y el desleal a su especie. Lo que llamamos humanidad es en esencia un contrato perceptivo recíproco entre el individuo, su especie y la naturaleza que rodeándolo, es parte también de su ser.

Las éticas derivadas de fe, esperanza y caridad, como lo hace el cristianismo son antinaturales, inconvenientes en términos de evolución y sobrevivencia y esclavizares en cuanto se refiere a convivencia.  Fe es creencia y por lo tanto lo contrario al conocimiento, esperanza es pasividad y cobardía es inacción es el antivitalismo y caridad es una compensación asimétrica de la deslealtad.

Nada diferencia más que la riqueza, nada iguala más que la pobreza, por ello en occidente todos quieren ser ricos para diferenciarse.

El hacer dinero no solamente no necesita de las más nobles cualidades humanas sino enseñorea la deslealtad, el egoísmo y la envidia.

El aspirante a rico quiere llegar a ser envidiado, ya que la envidia que sentía lo diferenció inicialmente.

En un tiempo el afirmar la propia existencia era lo importante, luego fue el tener, ahora es el gastar.

Hay que reenseñar el valor de lo gratuito.

Si en una sociedad hay mucho más hombres que mujeres surgirá la prostitución o la homosexualidad. Lo mismo pasa en una sociedad con excesivos abogados, la justicia será prostituída y los crímenes quedarán impunes.Ninguna sociedad es inocente de los crímenes que en ella se cometen.Si una sociedad cree que no puede evitar la corrupción es porque esta corrompida. Una sociedad que no tiende a lo bueno y lo mejor para sus integrantes está destinada a desaparecer.

La confusión, heredada de España, entre "pecado" y "crimen" es el origen de la corrupción  en nuestra sociedad. En el Cristianismo el pecado se paga con remordimiento y en la cultura greco romana el crimen se paga con castigo. En el cristianismo,  basta remorderse en el crimen. Ahí radica la desviación moral de nuestra sociedad resumida en la frase "borrón y cuenta nueva". La moral cristiana es la de libros de contabilidad dobles en uno de los cuales hay un ilimitado sobregiro para girar remordimientos. Ni siquiera ese remordimiento es público, sino privado. No existe como ejemplo social sino como pacto secreto entre confesor y confesado. Pecado y crimen son lo mismo para ella por lo que basta tener un "remordimiento de conciencia",  y entronizar socialmente la deslealtad a todo nivel,  idolatrando la traición.

Lo mínimo que una sociedad puede exigir de sus integrantes, el contrato social mínimo es la lealtad. Asimismo, la lealtad mínima es aquella que va a la función básica de toda especie... sobrevivir.
 
 

Pagina Principal